Otro ridículo como despedida

La destitución de Djukic era algo que ya se daba por hecho en Valencia desde hacía tiempo. Solo era cuestión de tiempo y de que el presidente Amadeo Salvo se atreviera a dar el paso que tenía que haber dado mucho tiempo atrás. La confirmación del cese del entrenador, ha llegado esta misma tarde, en una rueda de prensa en la que han estado tanto el presidente, como el entrenador, haciendo ver su coincidencia con la decisión -aunque lo negara con sus palabras- como el todopoderoso Rufete.

Djukic destituido

Por el momento, Nico Estévez, hasta ahora en el Mestalla, se hará cargo del equipo, a la espera de que el club (principalmente Rufete) decida el nombre del nuevo entrenador, con Juan Antonio Pizzi, como uno de los favoritos para el puesto.

Nico Estévez    Pizzi

Con el adiós de Djukic se pone fin a una etapa más corta de lo esperado a principio de la temporada y demasiado larga por lo visto en el campo en estos cuatro meses. Ahora se abren las incógnitas habituales en estos casos: quién será el entrenador (solo suena el mencionado Pizzi), quién lo elegirá (como todo en este club, será Rufete), cuanto le costará al club el cambio (Salvo ha dicho que el acuerdo con Djukic está claro y el finiquito son 2,2 millones de euros) y sobre todo, si el próximo entrenador conseguirá revertir una situación más que viciada en el vestuario, con unos jugadores faltos de motivación alguna y acostumbrados a hacer siempre lo que les viene en gana.

En cuanto al partido que llevó a la decisión definitiva del despido del técnico, nada que no hayamos visto durante la temporada y nada que no esperase cualquier aficionado del Valencia. Un Valencia ridículo que consiguió sobrevivir en la primera parte, mientras el Atlético no forzó la máquina. En la segunda los del Cholo apretaron algo el acelerador y les dió para hacer tres e incluso fallar un penalti. Gente como Diego Costa, Villa o Arda Turan, juegan a un deporte distinto del que juegan Barragán, Feghouli o Víctor Ruiz. Principalmente este último, empeñado en cometer errores de infantiles una y otra vez desde que llegó al Valencia.

Djukic ya había firmado su sentencia semanas atrás, pero ayer una vez más volvió a naufragar, tras colocar al que podríamos llamar su once de las últimas dos o tres semanas, tras innumerables cambios de rumbo y por ejemplo retirar a Jonas del campo, el único jugador de la plantilla capaz de hacer un gol. La situación no tenía más recorrido y ayer fueron tres los goles recibidos, como pudieron ser varios más. Dos de Diego Costa, uno de penalti y otro que decidió regalarle Víctor Ruiz reculando mirándole de cerca, en lugar de tratar de evitarlo y otro de Raúl García tras el enésimo fallo de la defensa ché.

Víctor Ruiz Atleti

Así las cosas, el hasta ahora técnico del filial tendrá la papeleta de pasar la eliminatoria frente al Nástic en copa y enfrentarse al Madrid el domingo en Mestalla. Si consigue salir algo airoso del difícil entuerto, se seguirá hablando de él como un técnico con futuro o incluso mejorará su imagen. Si por el contrario, fracasa, puede verse algo truncada su ascensión, de manera injusta. Y a partir del día 22, una nueva etapa empezará en el club. Veremos hacia donde y con quien al frente, ya que además de la figura del entrenador, se habla de la voluntad de Rufete de nombrar un secretario técnico y ya se reunió la semana pasada con Fabián Ayala…