Pues a mí me gustó

Tan cierto es que el Valencia en el Calderón apenas chutó a puerta en los 90 minutos, como que supo plantar cara a uno de los rivales más poderosos de Europa y jugar un partido más duro y pesado que un dolor de muelas. Cualquier cosa se vio sobre el terreno de juego menos fútbol. Mientras los de Nuno intentaron manejar el balón, aunque sin fluidez alguna, los de Simeone, sencillamente no lo buscaron, aplicando su fútbol de entrega radical y empuje desmedido. Por supuesto, el gol tenía que llegar a balón parado y así fue a la media hora de partido. Tras varios toques dentro del área -uno con el hombro de Tiago, al borde de ser manos- llegó Koke en carrera, el único jugador del encuentro que no maltrató la pelota y colocó el 1-0.

Koke VCF

Tras el gol, parecía que el partido ya era cuesta abajo para los locales, con un Valencia perdido y sin ideas para crear algo de peligro en la portería de un rival, que se siente cómodo con el resultado a favor, agazapado y esperando alguna contra, más con un Torres algo más inspirado de lo habitual. Los últimos minutos de la primera parte y los primeros de la segunda, confirmaban a un equipo tocado y a otro dominando la situación. Las pérdidas de tiempo, protestas y patadas permitidas una y otra vez por el colegiado -vaya idea colocar a un novato en este partido- así como su diferente vara de medir, por supuesto beneficiaban a los del Cholo. Como ejemplo, Gabi y Raúl García no vieron cartulina, estando todo el partido haciendo faltas y protestando y Otamendi, Enzo y Negredo la vieron sin motivo.

Pero hacia el final del encuentro, los visitantes dieron un paso al frente y viendo que el rival no creaba apenas peligro y que se encerraban atrás a dejar pasar los minutos, decidieron hacer algo con la pelota que el Atlético les entregaba una y otra vez. Rodrigo entraba al campo por un desaparecido Feghouli y André Gomes por un trabajador Enzo Pérez. Pero una vez más, el partido no estaba para ocasiones y el gol del empate tuvo que llegar a balón parado. Parejo la puso dentro del área y el balón se envenenó ante la pasividad de Moyá, que cuando se quiso dar cuenta ya estaba golpeando su larguero. El rechace le cayó a Mustafi en el cabeza que solo tuvo que empujarla para poner la justicia en el marcador. El alemán anda algo despistado últimamente en defensa, pero en ataque siempre es un peligro.

Mustafi Calderón

 

Y si poco fútbol habíamos visto hasta entonces, menos aún íbamos a ver desde el empate, con dos equipos exhaustos de correr y chocar y con un gol y un punto cada uno en el bolsillo. Sí pudimos ver una de esas expulsiones exprés que no suelen darse en el fútbol. En los minutos 42 y 44, Javi Fuego vio dos amarillas que le mandaron a la caseta, en un partido en el que los jugadores se habían repartido de todo. Para muchos la segunda fue injusta, para mí no lo fue tanto, aunque si el árbitro hubiese tenido algo de criterio, podía habérsela ahorrado recordando su actuación.

Por tanto, cierto es que fue un partido poco vistoso y casi exento de fútbol, pero el Valencia mostró un gen competitivo que hacía tiempo que no se le veía, sabiendo sufrir ante el actual campeón de liga. Y por encima de todos, mención especial para Nicolás Otamendi. El argentino se lesionó el tobillo en la jornada anterior y nadie podía pensar que se iba a recuperar de un esguince de grado II en tan solo una semana. No sólo lo hizo, sino que cuajó un partido enorme frente a Torres, Raúl García, Mandzukic y alguna otra hermanita de la caridad. Lo que aporta este central al equipo no tiene precio y ahora queda en el recuerdo, aquella gente que trataba de ridiculizar el dinero que se pagó por él (Recordemos, unos 12 millones de euros). Hoy vale más del doble y es una pieza sobre la que edificar el Valencia del futuro para muchos años.

Otamendi Mandzukic

Al final, nos acabará gustando

Este Valencia va muy en serio. Su juego poco vistoso y algo indefinido, comienza a ser una seña de identidad y lejos de ser algo negativo, se está convirtiendo en un estilo sólido y perfectamente válido para conseguir buenos resultados. Se han limado algunos detalles, reduciendo los errores y potenciando las virtudes de una plantilla extremadamente joven y el resultado es una cuarta plaza en la clasificación, con la tercera al alcance de la mano esta misma semana.

VCF-Real Sociedad

El pasado domingo frente a la Real Sociedad, el Valencia consiguió una victoria crucial por 2-0 con goles del convertido en estrella (convertido por sí mismo, por su trabajo y empeño) Pablo Piatti. El equipo de Nuno hizo gala de una gran solidez defensiva sin apenas recibir ocasiones de gol. En el centro del campo, Javi Fuego volvió a dar equilibrio y trabajo a manos llenas y Enzo Pérez cuajó su mejor partido desde que llegó en el mercado invernal, abarcando infinidad de metros por todo el campo, con y sin balón. El tercer integrante de la sala de máquinas del equipo, Dani Parejo, sigue con esa transformación que está llevando a cabo este año. Poco control de balón y poco peso en el juego, pero mucho trabajo sin la posesión. No sé si es el hombre indicado para ello, pero el jugador está haciendo un gran esfuerzo. Quizás su lacra, están siendo las excesivas pérdidas de balón, reteniendo demasiado la posesión en algunas ocasiones. Con el asunto de su renovación encima de la mesa, muchos pueden plantearse si es el faro que debe guiar a un gran Valencia en el futuro. El debate ya está en la calle.

Parejo

Y con un equipo ensamblado atrás y con escasas fisuras, sólo cabe esperar que los de arriba aparezcan con su calidad. En esta ocasión los encargados eran Feghouli, Negredo y Piatti. El primero parece que por fin aparca su tremenda irregularidad desde que llegó a Valencia, aunque aún tiene que confirmar que es algo más que un revulsivo para las segundas partes. El segundo continúa dando lecciones de clase, con trabajo contra los centrales y juego para sus compañeros, aunque anda muy escaso de goles para un delantero de su nivel. Por su parte, Piatti se ha convertido en un jugador fundamental. En su ausencia, el Valencia le echó mucho en falta y con su vuelta ha ganado en peligrosidad frente a cualquier rival. Puede gustarte más o menos, pero su trabajo, velocidad y ahora también goles, lo convierten en una pieza imprescindible. Su doblete del domingo, dio tres puntos vitales, que acompañados del empate entre Sevilla y Atlético de Madrid, dejaron a los ché con un margen de siete puntos sobre los andaluces y a tan solo uno de los madrileños.

Piatti Real Sociedad

Y en plena subida de resultados y de moral, ahora falta saber hasta dónde llegará ese buen momento del Valencia. Para ello, no se podía presentar una oportunidad mejor que la de este jornada, donde los de Nuno visitan el Vicente Calderón el domingo a las 21:00h para medirse al Atlético de Madrid, con un solo punto más en la clasificación. Si el Valencia consigue sacar esos tres puntos y asaltar la tercera plaza, será un golpe muy fuerte encima de la mesa y se postulará como un candidato firme a jugar la próxima liga de campeones. Incluso algunos, empezarán a hablar de cotas mucho mayores y en mi opinión, fuera de lugar. De todas formas, ya se ha escuchado esta temporada hablar de posibilidades de título de liga y la verdad, soñar es gratis.

Cambiar el chip

Hay algo que a muchos se nos escapa en este Valencia. O al menos existe un detalle que, por lo visto no entendemos bien. Por los resultados, por las opiniones desde dentro y por la euforia del entorno, está claro que los que pedimos más a este equipo, debemos estar equivocados. El Valencia es cuarto, tiene al quinto cinco puntos por detrás, al tercero a tiro de un partido y el calendario de cara, siempre contando con que los rivales disputan competiciones europeas y los de Nuno no.

Yo ya no acabo de tener claro si es normal, ganar al Getafe en casa jugando mal y con un único gol de penalti. No acabo de tener claro si lo lógico es sestear en casa del último clasificado de la liga, dejándose empatar y sólo reaccionar y mostrar la superioridad en los últimos momentos para rascar un gol y volver a ganar por la mínima. Pero a tenor de lo visto durante la temporada, debe ser una manera de jugar, una manera de entender el fútbol diferente, no mostrando nunca buen fútbol, sin un estilo muy definido, pero consiguiendo sacar los resultados adelante.

Negredo Getafe

Frente al Getafe lo único interesante que pudo llevarse la grada de Mestalla fue la picardía de Negredo en el penalti, colocándose en el sitio donde Juan Rodríguez le iba a golpear, y las apariciones desde el banquillo de los recuperados para la causa Rodrigo y Feghouli. Sin embargo, en Córdoba fueron algunos detalles los que acabaron decantando la balanza, cosa más que lógica por la diferencia de plantilla y presupuesto de ambos equipos. Las asistencias de De Paul para el gol de André o de Negredo (saliendo desde el banco aún estando Alcácer lesionado) para Piatti fueron determinantes en el 1-2 final.

Piatti Córdoba

 

Por lo tanto, quedan varias conclusiones que habrá que tener en cuenta a partir de ahora. La primera, que este equipo se siente cómodo en la tesitura en la que se encuentra y que a pesar de no ver un juego demasiado fluido en sus partidos, es capaz de sacarlos adelante y su clasificación así lo demuestra. La segunda, que si las bases de un conjunto con poco recorrido como éste, se van asentando, se puede mejorar en muchos aspectos. Se puede pensar que si sin jugar bien, se están sacando los resultados, cuando se juegue mejor se podrán sacar mejores incluso. Recordemos que esta plantilla es la más joven de la liga y que ha sido confeccionada desde cero a principio de temporada, empezando por un técnico sin experiencia en el máximo nivel. El asentamiento de un sistema definitivo tras innumerables cambios, puede ayudar también a una estabilidad en el juego. Habrá que dar un tiempo a esta evolución.

Por último, tenemos que tener muy en cuenta el calendario que empieza a apretarse por estas fechas y comienza lo realmente importante de la temporada. Esta misma jornada es crucial, con el enfrentamiento matinal del domingo del Valencia frente a la Real en Mestalla y sobre todo, con el choque entre los dos rivales más directos de los de Nuno. Sevilla y Atlético de Madrid se enfrentarán el mismo día a las 19:00h en el Sánchez Pizjuán. Además, los primeros juegan hoy mismo Europa League en Alemania, mientras los segundos lo hicieron ayer en el mismo país, en Champions y con una derrota que sembró dudas en su entorno. Y tras esta jornada, la siguiente volverá a ser de infarto, con la visita del Valencia al Calderón, aunque eso ya será otra historia y estará condicionada por lo que pase este mismo domingo.

Pequeños detalles por la izquierda

Poca mejora del Valencia se vio el pasado domingo en Cornellá. Mismo juego plano, sin intensidad, sin dar dos pases seguidos y sin apenas ocasiones claras. Lo habitual fuera de casa esta temporada. Sin embargo, lo que sí consiguió es sacar unos tres puntos vitales, que le vuelven a colocar en Champions tras la derrota del Sevilla. Y precisamente, la victoria vino por la variante que por fin realizó el técnico, dando amplitud al juego colocando a dos extremos en las bandas y prescindiendo de unos de los cuatro volantes.

Con tres centrocampistas, dos extremos y un delantero puro, el equipo se mostró más cómodo tanto en ataque como en defensa y a pesar de no acabar de encontrar un juego fluido, la disposición táctica le permitió algo de estabilidad. Y el culpable de todo ello, se llama Pablo Piatti. Es un jugador que por alguna razón, no acaba de convencer a la grada de Mestalla y siempre está infravalorado (incluso desde el club, cuando se le apartó hasta que saliera de la plantilla), pero que hoy por hoy es fundamental en este equipo. Crea peligro por la banda con su desborde y velocidad, suele ser peligroso colocando el balón parado y además ayuda en defensa, lo que contribuye a mejorar a Gayá. Esto último es mucho decir, ya que el lateral es a sus 19 años, el mejor jugador de la plantilla esta temporada con mucha diferencia. Evidentemente, o se le ata ya con la renovación de su contrato o cualquier equipo grande de Europa no tardará en llevárselo ni cinco minutos. (Recordemos que cobra unos 200.000 euros brutos por temporada, lo que en el mundo del fútbol es realmente ridículo).

Gayá Cornellá

Tras una primera parte que dejó poco más que bostezos de ambas aficiones, en la segunda comenzó a decantarse el partido. Tras la reanudación, André entró por un Enzo que incomprensiblemente jugó toda la primera mitad lesionado. El portugués, algo despistado últimamente por el sistema, aportó algo de su buen trabajo con la pelota junto a Parejo y el equipo mejoró su control del encuentro. También cayó lesionado Alcácer nada más reanudarse el encuentro y fue sustituido por Negredo. Ninguno de los dos delanteros anda en su mejor momento, con el primero descentrado por la suplencia y el segundo sin gol y alternando buenos y malos partidos.

Alcácer Negredo Cornellá

Pero lo que cambió el partido vino cómo no, por la izquierda, con la participación de los dos jugadores clave. Gayá centró como solo sabe hacer él en esta plantilla y Piatti apenas rozó la pelota para desviar la trayectoria y colocar el 0-1 a media hora del final. A veces el fútbol es más sencillo de lo que parece, sin necesidad de inventos extraños. Pero para no variar, el Valencia perdió el control tras el gol y dio alas al Espanyol, que estuvo varias veces muy cerca del empate, hasta el punto de que Gayá tuvo que realizar un milagro, sacando un remate de Stuani con Diego Alves ya batido.

Gayá Piatti Cornellá    Gayá Stuani

No obstante, el partido aún iba a deparar un par de sorpresas. La primera, el gol de falta de Parejo a cinco minutos del final. El lanzamiento era muy lejano, pero el gran disparo golpeó en el palo y en la cabeza del portero para finalmente entrar. El 0-2 debía ser la sentencia definitiva, pero este Valencia no sabe cerrar los partidos. La segunda, fue la sucesión de tiros en el pie que se pegaron los de Nuno sacando el balón desde atrás, hasta dejar que Sergio García (qué pedazo de delantero) marcara el 1-2 con un minuto por jugarse. Todo comenzó con un mal pase a Parejo. A continuación, el capitán cedió atrás hacia un sitio indeterminado entre Sergio García y Mustafi y entre que el central lleva varios partidos pensando en otra cosa y el delantero está atento a todas, el capitán periquito se plantó delante de Diego Alves para fusilarle sin dudar.

De ahí al final no hubo tiempo para más sobresaltos y el Valencia se llevó tres puntos sin demasiado brillo pero con mucha importancia. Ahora no deberían tener demasiados problemas para seguir sumando victorias en casa el próximo domingo, estrenando horario de mañanas en Mestalla, frente al Getafe de Quique Sánchez Flores. Veremos qué cara nos muestra el equipo.

Desgraciadamente, son una máquina

Este Valencia no falla. Es 100% fiable en sus resultados. Siempre que juegue en Mestalla se puede confiar en un buen resultado, con más o menos brillo. De la misma manera, cuando el encuentro se celebre lejos de su feudo, se puede confiar exactamente igual, en que no conseguirá nada positivo, con un juego entre malo y lamentable, independientemente de la escasa entidad que tenga el rival.

En algunas ocasiones, se consiguió el milagro de jugar realmente mal y sacar los tres puntos, como en Villarreal, pero aquello fue obviamente una excepción. Dejarse puntos en Granada, Vigo o Coruña dando una imagen tan triste, no es propio de un equipo que aspira a Champions. El pasado fin de semana, frente al Málaga, una de las revelaciones de la liga, el Valencia tenía la oportunidad de dar la cara de una vez por todas como visitante y dejar al rival a doce puntos. Nada más lejos de la realidad, con un equipo perdido sobre el campo, sin soluciones, sin ocasiones y derrotado por 1-0 y con suerte.

Castillejo VCF

Y buena parte de culpa del juego desordenado del Valencia, lo tuvo el extraño sistema que implantó Nuno hace tres o cuatro partidos. Los cuatro centrocampistas juntos no funcionan, eso es un hecho. Enzo (ya puede ir espabilando por su rendimiento hasta la fecha, comparado con su alto coste) y Fuego se molestan y Parejo y André no encuentran su sitio, ni por dentro ni por fuera. El equipo pierde mucho peligro al no tener ataque por las bandas y lo que es peor, los rivales se han dado cuenta y atacan constantemente por los costados, arrinconando a los laterales. Por ahí vino el peligro del Málaga, con los laterales Rosales y Boka ayudando constantemente en ataque a los extremos (“Los Samus”). Antes de la media hora de partido, Samu García asistió y Samu Castillejo remató de cabeza el 1-0.

Si este invento del 4-4-2 sin bandas, era una queja del técnico para que todos nos diéramos cuenta de la falta de jugadores en esa posición, lo ha conseguido, pero ya puede dejarlo a un lado. Ahora el mercado invernal se ha cerrado y los extremos están de vuelta, con Piatti recuperado de su lesión y Feghouli acabada ya su participación en la copa de África.

El Valencia en Málaga fue un equipo perdido y sin ideas. Negredo y Rodrigo de inicio y Alcácer en la segunda mitad, apenas encontraron la pelota en todo el encuentro. Parejo no mandaba y André andaba perdido y desubicado. Los centrales, que llevan tiempo bajando su alto nivel del inicio de temporada, se veían constantemente desbordados. Si Otamendi ha pasado del sobresaliente al bien, Mustafi lo ha hecho del notable al suspenso. El alemán lleva tiempo despistado y en Málaga estuvo nervioso y fallón todo el encuentro. Por su parte, los dos laterales siguieron confirmando lo que ya sabíamos todos: que Gayá es un lateral de primer nivel mundial, siendo el único jugador que creó peligro en un malísimo partido y que Cancelo puede aportar cosas muy buenas, con gran trato de balón, pero está verde y peca en exceso de novato. En esta ocasión, perdió algunos balones peligrosos y sobre todo, fue expulsado por doble amonestación cuando pudo haberlo evitado.

Cancelo Gayá

Así las cosas, el Sevilla sigue siendo un rival difícil en la lucha por la Champions y se coloca cuarto, recuperando la ventaja que el Valencia le había sacado en el enfrentamiento directo entre ambos. Y la conclusión sigue siendo la de siempre, el próximo partido es una oportunidad más para cambiar el juego y la actitud fuera de casa. Mañana mismo en Cornellá es el momento de hacerlo o de seguir confirmando su fiabilidad para errar como visitante.

Todo sigue según el guión

Tras el fracaso estrepitoso en Copa del Rey, el Valencia se encontraba de frente con una realidad evidente. A partir de ese mismo instante, debía dar el 100% en cada partido liguero y sacar el mayor número de puntos posible, para estar sin duda alguna en la próxima edición de la Liga de Campeones. Así las cosas, los partidos en casa frente a Almería y Sevilla se planteaban como cruciales. Y como cabe esperar del equipo de esta temporada en casa y en liga, cuando los partidos son importantes por circunstancias o por rival, sacó adelante los enfrentamientos. Y como también viene siendo tónica general, sin demasiado brillo. De la misma manera que se ha dejado llevar en copa o fuera de Mestalla, los partidos como local, los acaba sacando de una u otra forma.

Siguiendo esta manera de actuar, sacó mucho mejor el encuentro frente al Sevilla por la entidad del rival, que frente al Almería. Mientras frente a los de JIM se dejaba llevar y empatar tras cada gol que marcaba, hasta llegar al 3-2 definitivo, frente a los del despreciado por Mestalla Unai, ese punto más de motivación y agresividad, les hacía dominar el encuentro y crear más peligro.

Negredo Almería

 

En ambos encuentros, hubo una nota táctica que llamó la atención, el nuevo cambio de sistema de Nuno. En este caso, formó con cuatro pivotes en el centro del campo y sin extremos, lo que dio lugar a un sinfín de comentarios. En primer lugar, el excesivo gusto por cambiarlo todo del técnico que puede llevar a confusión entre sus propios jugadores. En segundo lugar, el supuesto mensaje que manda el entrenador a los de arriba, para reivindicar la falta de extremos para este mercado de invierno (ahora que vuelven Piatti y Feghouli igual ya no). Y por último, que a pesar de restar peligro por las bandas, aporta equilibrio al equipo, y da libertad a los dos medios creativos el hecho de tener por detrás a dos defensivos. Opiniones para todos los gustos.

En cualquier caso, frente al Almería fue el cambio de sistema durante el choque, uno de los detalles que dotaron de un revulsivo al equipo y finalmente marcaron la diferencia. Negredo entró por Javi Fuego y se dio el paso al frente necesario. El otro fue la entrada de Cancelo por el lesionado Barragán. El portugués ha demostrado sobradamente, que a pesar de tener muchos errores propios de la edad, es infinitamente superior al andaluz, algo bastante sencillo por otra parte. Frente al Sevilla jugó todo el partido y demostró que merece la titularidad.

Parejo Sevilla

Y tras el vibrante partido que devuelve al Valencia a plaza de Champions y en el que Parejo con dos goles y el árbitro con tres penaltis (dos parecen, uno no y otros sin pitar sí. La locura habitual de los colegiados) fueron los protagonistas, ahora falta por mejorar la mala versión del equipo. Parece que puede seguir este sistema nuevo, con Barragán, Orban y Alcácer como los principales perjudicados y Cancelo, Fuego y el renacido Rodrigo como los beneficiados. Los dos próximos partidos fuera de casa marcarán si realmente este equipo aspira a grandes cosas o no. El guión marca que en casa y contra rivales fuertes da la cara, pero hasta ahora también que como visitante o ante rivales supuestamente inferiores el equipo cambia mucho, sacando puntos con mal juego o directamente perdiendo. El lunes en Málaga y la siguiente jornada en Cornellá donde se produjo el gran fracaso, vuelven a ser dos buenas piedras de toque, que deben marcar el camino de este equipo que aspira a grandes cotas.

 

El Valencia visitante y copero

Y se ganó al Madrid y se acabó el mundo. Una vez más, se lanzaron las campanas al vuelo, todo eran elogios, los jugadores parecían mejores que nunca y sobre todo, estaban más motivados que nunca. Pero tras esa victoria, qué? La nada más absoluta. A los jugadores ya no les iba la vida en la causa y la desmotivación y en apariencia el cansancio, no dejaron ver nada en los siguientes partidos. Primero fue una victoria en Copa frente al Espanyol en Mestalla, que incluso no se vio con tan malos ojos por ser una victoria (error), luego un empate en liga en Balaídos y por último, la debacle en Cornellá que dio con el primer gran fracaso de la temporada, cayendo eliminados de la Copa del Rey a las primeras de cambio.

En cualquier caso, dejando incluso a un lado los resultados, lo más preocupante en estos tres últimos partidos ha sido el juego y la actitud del equipo. El Valencia no jugó a absolutamente nada en ningún momento de los tres enfrentamientos. En Mestalla frente al Espanyol, consiguió marcar al poco de comenzar el encuentro y volvió a dejarse llevar, olvidándose de jugar al fútbol, exactamente igual que hizo frente al Rayo en la eliminatoria anterior, que a punto estuvo de suponer un disgusto mayúsculo. Evidentemente, el Espanyol aprovechó el regalo, cogió la pelota y empató el partido. Sólo al final, con la entrada de André y Alcácer se consiguió apretar algo más al rival y rascar un penalti a falta de menos de cinco minutos del final, sobre el delantero valenciano, que Negredo se encargó de transformar. Solo fue maquillaje a una actuación del equipo muy deficiente.

Negredo Espanyol

 

El siguiente tropiezo fue en liga frente al Celta. El Valencia mostró su habitual cara lejos de Mestalla. Nula motivación, escasas ganas de dominar y buscar a un rival inferior y sensación de esperar a que llegue un gol de cualquier manera y dejar pasar el tiempo. El gol llegó de un renacido durante 45 minutos, Rodrigo Moreno, que volvió a la titularidad por las bajas que acumula el equipo. Partiendo desde la derecha, el extremo fue sorteando rivales con habilidad hacia el centro, hasta que golpeó desde la frontal. El portero celtiña hizo el resto, golpeando el balón, pero dejándolo entrar incomprensiblemente. Al descanso se llegaba por delante gracias a que Diego Alves paró un penalti cometido por Otamendi, quien daba la sensación de que nunca fallaba, hasta mostrar flaquezas en esta mala racha del equipo. El que no da sensación de debilidad alguna es el portero brasileño, en un gran estado de forma.

Alves Celta

Y si la primera parte de los de Nuno fue mala, la segunda fue insufrible. Nolito y Orellana hacían lo que les apetecía con la defensa rival y el centro del campo ché brillaba por su ausencia. De la delantero no había noticias. Y como se preveía desde el pitido de la reanudación, llegó el gol del empate de Orellana. La capacidad de reacción o al menos el orgullo de volver a meterse en el encuentro del Valencia, no se vio por ningún sitio. Empate ante un rival menor y gracias.

Pero lo peor llegaba el pasado martes en la Copa. Mucho se hablaba del lado fácil de la competición, con Atlético, Barça y Madrid encuadrados en el mismo camino y la posibilidad de encontrarse con ellos, solo en la final. Una final en la que casi todo el entorno ché ya se veía. Lo habitual en estos casos. Los que no se enteraron o no se quisieron enterar, fueron los jugadores. Tras sufrir lo impensable frente al Rayo, despertándose sólo en los instantes finales con el agua al cuello, frente a los pericos ni siquiera llegó esa reacción y se dejaron llevar como si la cosa no fuera con ellos.

La victoria por la mínima en la ida, daba una ventaja que los jugadores esperaban conservar sin hacer nada más que dejar pasar el tiempo. La expulsión de Mustafi a los 14 minutos sólo fue la excusa perfecta para todos los males. El alemán hizo exactamente lo mismo que Cañas unos minutos antes: perdió el balón al borde del área y al verse superado por el rival, le hizo falta. El árbitro amonestó al jugador perico y expulsó al del Valencia. Extraño rasero. A partir de ahí, los de Nuno quedaban a expensas de lo que quisiera hacer su rival. Ya lo dijo el técnico perico al final del encuentro, al comentar que el Valencia se tiró muy atrás y su equipo sólo lo aprovechó.

A la media hora se retiró tocado Paco Alcácer, dando entrada a Negredo y dejando claro que en caso de necesitarlo, el Valencia se quedaba sin una de sus balas más importantes. El Espanyol buscaba la portería rival una y otra vez, pero no conseguía acertar. A falta de diez minutos, Caicedo y Yoel se encargaban de que sí lo hicieran. El primero remataba de cabeza un saque de falta y el segundo pasaba por allí y sólo encontró la cara del delantero con sus puños cuando el balón ya estaba en la red. El portero gallego demostró una vez más, que por algún motivo, no está preparado para asumir la responsabilidad de la portería del Valencia. El motivo por el que Nuno lo colocó en un momento tan crucial como este partido, teniendo a un portero de calidad como Alves, ya es una incógnita.

Yoel Espanyol

 

Y ni viéndose fuera de la Copa fue capaz de reaccionar el Valencia. Nuno daba entrada a Parejo a falta de cinco minutos para el final, cuando el partido pedía desde hacía tiempo a alguien que cuidara la pelota y no la maltratara -otra cosa es si Parejo es capaz de hacer eso o se le ha olvidado ya-. Y en vistas de que su rival no daba señales de vida, el Espanyol aprovechó su momento de euforia para dar la puntilla colocando el 2-0 en el marcador, a través otra vez de Caicedo.

Fin a la participación del Valencia en la Copa del Rey, con cuatro partidos lamentables, en una competición de la que se esperaban muchas cosas, con un sorteo favorable, ninguna otra distracción aparte de la liguera y con una plantilla amplia, cara y muy superior a la mayoría de los rivales. Fracaso en toda regla.

Y como siempre, esto no para y hay que seguir mirando hacia delante y evidentemente solo se puede mirar hacia la liga, única competición del Valencia de aquí al final de temporada y en la que tendrá que dejarse de medias tintas, de irregularidades y de elegir partidos en los que motivarse y en los que no. Sólo vale entrar en Champions, sólo vale dejarse la vida en cada partido y sólo vale ganar y convencer hoy a las 18:00h en Mestalla frente al Almería y la semana que viene, también en casa, frente al rival más directo, el Sevilla. En caso contrario, hoy se puede armar el primer lío importante de la era Salvo-Lim.

El gran Valencia

Hoy se escucha en todos los medios, que Barça y Madrid perdieron sus encuentros de liga, que el proyecto de Luis Enrique se hunde y que se rompe el récord de victorias del Madrid. En algunos de ellos, ni se menciona a los rivales que les ganaron y por supuesto la palabra victoria no aparece por ningún sitio, dando por hecho por enésima vez, que la mitad de España perdió con el Barça y la otra con el Madrid. Programas deportivos que dedican el 90% de su contenido al Madrid, lo hacían ahora azotando al Barça, una manera más de madridismo arraigado y encubierto.

Pues quede constancia que al Barça le venció la Real Sociedad sin realizar siquiera un buen partido y que al Madrid le ganó un Valencia entregado al 100%, cuajando un partidazo y remontando el resultado en una de esas tardes mágicas de Mestalla. Como es norma general, la grada estuvo completamente entregada desde horas antes del comienzo del encuentro y hasta horas después del mismo. Nunca he creído en tópicos como que la afición mete el primer gol, pero con ambientes así, es evidente que todo es mucho más fácil.

Mestalla Madrid

En el campo, Nuno dibujaba un esquema que empieza a instaurarse y que le está dando muy buenos resultados en todas las líneas. Un 3-5-2 que da seguridad atrás, músculo y creatividad en el centro y pegada arriba. Ayer, Orban, Otamendi y Mustafi se comieron a Bale, Benzema y Cristiano respectivamente, la famosa BBC. En el medio, debutó un Enzo Pérez que dejó claro que es un fichaje galáctico, con derroche físico y táctico, acompañado de criterio con la pelota desde el primer día. Por delante de él, Parejo y André con distinto resultado. El primero, perdido y lento una vez más y el segundo abarcando todo el campo, incontrolable en sus galopadas y llegando arriba como siempre. Genial temporada la del portugués, a pesar de algunos comentarios negativos que se escuchan sobre su supuesta irregularidad en algunos momentos. En el otro bando, Kroos no podía dominar con comodidad, James andaba perdido e Isco era el único que mostraba su inmenso catálogo de controles, pases y regates para dar criterio al juego del Madrid.

 

El nuevo sistema, además dota de llegada y peligro al equipo, con dos extremos y dos puntas. En las alas, los jugadores van variando entre Piatti, Feghouli, Gayá o Barragán. Este último fue el elegido ayer por Nuno y cumplió con creces en uno de los mejores partidos que se le recuerdan con la camiseta del Valencia. Por la izquierda comenzó Piatti, pero volvió a lesionarse y la entrada de Gayá fue una gran mejora para el equipo. Y arriba, por fin parece que se consigue acabar con el debate de los puntas. Sencillamente, Alcácer y Negredo no pueden ser suplentes ninguno de los dos. El canterano ya lleva tiempo demostrándolo y el fichaje estelar, ya comienza a demostrar que vale cada uno de los millones que se pagarán por él. Calidad exquisita, entrega total una vez puesto realmente en forma y una profesionalidad vista en pocos jugadores. El vallecano siempre está dispuesto a animar a los suyos, a dar la mano al rival y pedir disculpas si comete una mera falta y a dejarse la piel en el campo. Su manera de hacer fuera y dentro del terreno de juego se antoja capital en una plantilla tan joven como la del Valencia. El partido que hizo ayer bailando con Pepe y Ramos, es para enseñar a los niños cómo debe jugar un delantero.

Negredo previa

 

Tras el previsible gran inicio del Valencia, empujado por el ambiente, la euforia pareció frenarse con el gol del Madrid a los 14 minutos. Tantas dudas deja el penalti pitado por el árbitro, como ninguna deja que en el otro área no se hubiese pitado. El balón golpea en la mano de Negredo y el colegiado no dudó un segundo. Las eternas manos involuntarias siguen dejando al árbitro elegir pitar o no cuando le venga en gana. Y dejar algo en manos de los árbitros, es como dejar dinero en manos de políticos españoles. Tras el jarro de agua fría con el gol, jugadores y afición siguieron luchando, aunque el árbitro no estaba muy por la labor y decidió pitar falta cualquier presión y amonestar cualquier falta o acción similar. Cinco tarjetas para los locales en la primera parte de la manera más absurda. Aunque el colmo de todas ellas fue la de Gayá, cuando al entrar para sustituir a Piatti, el cuarto árbitro le indicó que entrara y el principal le amonestó por entrar sin permiso. La situación parece de chiste, pero es preocupante.

Tras el descanso, el Valencia dio un paso más al frente y desde el inicio buscó más la portería rival, con una clara ocasión igual que la que cerró la primera mitad. En aquella, André encontró el palo, en esta la mandó fuera por centímetros cuando Casillas ya nada podía hacer más que la estatua. Y a los ocho minutos, el marcador se igualó. Barragán (sí, Barragán) entró una vez más con velocidad por la derecha y golpeó a puerta con la fortuna de que el balón dio en Pepe y despistó a Casillas colocando el 1-1. Si le faltaba algo al partido y al ímpetu del Valencia, era un gol. Con él, los de Nuno se volcaban con más fe.

Y en el 65 de partido, el éxtasis total llegaba a Mestalla. Parejo sacaba un córner desde la derecha y el descomunal Otamendi marcaba el 2-1 imponiéndose a Ramos. Lo del central argentino ya tiene pinta de defensa histórico para el Valencia. Infranqueable atrás y totalmente dominador por el aire.

Otamendi Madrid

Acto seguido, llegó la mejor jugada y prácticamente la última de peligro del Valencia. Tras mover el balón por todo el campo con innumerables pases y genialidad de Negredo aguantando la pelota, Barragán se quedó solo delante de Casillas (recibiendo en fuera de juego). Su mal remate le privó de hacer un doblete que hubiese recordado durante toda su vida. Feghouli le sustituyó poco después, con ovación de Mestalla para el lateral, dando así aire a la banda derecha y buscando desborde ante Marcelo.

Y cuando más apretaba el rival, llegó el peor momento de los locales justo cuando a poco más de diez minutos para el final, Negredo tuvo que ser sustituido por unos calambres en el gemelo. Mandarle a él el balón y que lo aguantara y jugara con criterio es un recurso que alivia a cualquier equipo que se siente presionado. La entrada de Rodrigo en su lugar, dejó al equipo cojo. Que no supiera leer el partido y rifara el balón en vez de conservarlo, puede que lo mejore con el tiempo, pero que no diera la vida los diez minutos que jugó, en un partido tan vibrante e importante como el de ayer, no tiene justificación.

Los últimos diez minutos fueron un acoso total del Madrid, con el Valencia metido atrás y la afición con el miedo en el cuerpo recordando momentos como el del Sevilla en Europa League o el Barça recientemente en liga, en los que a última hora se perdió el buen trabajo realizado. No fue así ayer y el equipo consiguió aguantar las embestidas rivales, llevándose tres puntos que a pesar de valer lo mismo que cualquier victoria liguera, no saben igual ni para los jugadores ni para la afición. Además, dejan al equipo cuarto en la clasificación, con un punto de ventaja sobre el Sevilla, que tiene un partido menos, el aplazado frente al Madrid por el mundialito. Pero ahora, toca ya pensar en la Copa, en el partido que se jugará el miércoles en Mestalla frente al Espanyol. Esto no para.

Buen cierre de año

Acabó el año para el Valencia con una importante victoria el pasado sábado en Eibar, sumando tres puntos que le colocan en Champions, a falta de lo que haga el Sevilla frente al Madrid, en el partido aplazado por el mundialito de clubes. Buena clasificación para los de Nuno, dentro de las expectativas, a pesar de que la imagen del equipo esté lejos de lo esperado en muchas ocasiones. De todos modos, siempre es preferible tratar de mejorar desde la victoria que desde la derrota. Si jugando de una manera, digamos deficiente en varios partidos, se ha conseguido cerrar el año en buena posición clasificatoria, se pueden esperar cotas mayores cuando se limen esos detalles que no acaban de encajar y no dejan ver un buen juego del equipo.

En Ipurúa se pudo ver lo que todo el mundo esperaba ver. Campo pequeño, rival rocoso, pocas ocasiones y mucha lucha. Y sobre todo, el Valencia supo jugar ese tipo de partido y llevarse los tres puntos sin lucirse demasiado pero también sin sufrir. El planteamiento de Nuno ayudó, dejando clara la previsión del técnico sobre a lo que se iba a jugar. Tres centrales atrás sumando a Orban, cinco centrocampistas ante la ausencia de André Gomes y dos delanteros. Seguridad atrás y contundencia arriba. Además, se conseguía plantear un dibujo en el que sin descompensar al equipo, se juntaban por fin De Paul, Negredo y Alcácer.

Tridente Eibar

Ambos equipos jugaron prácticamente a lo mismo, incluso con un sistema casi calcado. El Eibar no entiende el fútbol de otra manera y los resultados que les está dando no pueden ser mejores. El Valencia supo adaptarse, arremangarse y bajar al barro. Los damnificados en el novedoso sistema de Nuno fueron los laterales y los medios. Los primeros (Gayá y Barragán) no aparecieron en el once y los segundos (Fuego y Parejo) vieron pasar el balón por encima de sus cabezas y cuando lo tuvieron cerca, la presión y velocidad del rival apenas les dejó disfrutarlo. En el caso del capitán, la cosa ya empieza a ser peor, con varios partidos desparecido en combate y los rumores sobre su pérdida de protagonismo con la inminente llegada de Enzo Pérez.

Pero todo este cambio y actitud luchadora, no serviría de nada si no se consigue el objetivo de los tres puntos. La calidad de los atacantes tenía que aparecer y concretarse, no solo dar sensación de peligro. A la media hora, los que nos tienen acostumbrados a aparecer en las últimas fechas, volvieron a hacerlo. De Paul metió un gran pase por encima de la defensa, que dejó solo a Piatti delante del portero. El argentino no llegó nunca a dominar la pelota y estuvo muy cerca de arruinar la jugada, pero finalmente consiguió ceder a Alcácer para que el delantero siguiera con su racha colocando el definitivo 0-1. Lo más difícil, lo realmente importante ya estaba hecho.

Alcácer Eibar

De ahí en adelante, más barro y menos fútbol. Nuno rearmó al equipo atrás, cerrando con cuatro al dar entrada a sus dos laterales titulares en lugar de los dos extremos. En la segunda mitad, se pudo vislumbrar que el ataque ché comienza a entenderse y a dar sensación de peligro constante. Muchas variantes del centro del campo hacia delante y dos delanteros de primerísimo nivel, con Alcácer como siempre y Negredo comenzando a adaptarse perfectamente a sus nuevos compañeros, mejorando su nivel en cada partido, y dejando claro el gran jugador que es.

Por tanto, podríamos dar un notable a la actuación del equipo hasta la fecha, en esta época del año de calificaciones y valoraciones en la que nos encontramos. Rendimiento notable, con detalles a mejorar en el juego y margen para ello. Tras la Navidad, ya espera el Madrid el día 4 en Mestalla. Mayor piedra de toque que esa, hoy en día es difícil encontrar. Hasta entonces, a disfrutar de las vacaciones y que nadie vuelva al equipo con algún polvorón de más, como tantas veces ha ocurrido en este club.

 

Otro espejismo

Sigue el Valencia deambulando por esa delgada línea que separa el bien y el mal. Esa línea que te hace disimular un mal partido con un buen resultado, o que como estaba pasando últimamente, te lleva a una mala racha de la que no ves manera de salir. Los dos partidos frente al Rayo, en liga y en Copa (de hecho el de la ida también vale) son una buena prueba de un partido enmascarado por el resultado final. En liga ganó 3-0 con todos los goles en menos de media hora, un rival inofensivo y una segunda parte de paseo. En copa, la situación fue mucho peor, dejándose remontar el buen resultado de la ida y viendo la eliminatoria casi perdida. Un partido que el Valencia dejó que fuera loco, con el 4-4 final que nunca debió producirse, tratándose de un equipo jugando en casa y que se supone aspira a cotas altas esta temporada (algunos se ven en la final desde el primer sorteo) frente a uno muy inferior, con suplentes que apenas tienen minutos a primer nivel.

El partido liguero apenas tuvo historia, más bien tuvo lo que Feghouli decidió. Un jugador que realiza un partidazo al año aproximadamente y que se dedica a hibernar el resto del tiempo. El sábado fue ese día de locura en el que todo le sale, desborda en su banda constantemente e incluso marcó dos goles. Bien es cierto que en el nuevo planteamiento que dispuso Nuno, se sintió más cómodo. Con dos pivotes y tres mediaspuntas, su función es claramente la de un extremo, sin más preocupaciones. Ante la ausencia de Parejo por sanción, André y Fuego formaban el corazón del centro del campo, con De Paul por delante de ellos. Además, otro que cuajó una actuación superior a la habitual fue Barragán, quien sirvió al argelino un gran centro para que rematara de cabeza el 1-0 a los trece minutos.

Feghouli Rayo

Veinte minutos después, llegaron prácticamente seguidos los dos goles que cerraron el encuentro. Primero Feghouli, remató casi en boca de gol como pudo una jugada embarullada, tras el buen cabezazo de Negredo a un córner y posteriormente Piatti (otro beneficiado por el esquema) cerró la cuenta. El argentino, que se gana la titularidad habitualmente, arrancó a toda velocidad desde el centro del campo, cogiendo a contrapie a la defensa rival, que solo pudieron hacerle una falta y un penalti por el camino sin poderle derribar hasta que batió al portero. 3-0, partido cerrado y a pensar en otra cosa. La segunda mitad apenas ofreció fútbol y solo hubo actuación estelar del árbitro, Teixiera Vitienes, que decidió dedicar unos minutos a sacar tarjetas baratas. En esa locura transitoria, pilló a André Gomes por el camino, que vio la segunda cartulina por un forcejeo en carrera con un rival que decidió desmayarse. Otra expulsión para un jugador que trata de zafarse de un agarrón, como comentó Nuno en rueda de prensa y otra mancha de los árbitros, que son incapaces de pasar desapercibidos en un solo partido sin errar de manera decisiva.

Y si en la liga se sacó un buen resultado sin pasar apuros, en copa la cosa fue mucho peor, se mascó la tragedia en el ambiente y finalmente, algunos podrán decir que se consiguió el objetivo y el equipo supo reaccionar. Sin embargo, la imagen del equipo fue por momentos ridícula y solo la calidad individual salvó la contienda de milagro. 4-4 frente a los suplentes del Rayo y clasificación para octavos de copa por sólo un gol de diferencia.

El planteamiento inicial ya hacía presagiar una relajación debida al resultado de la ida. Relajación justificada de inicio, que acabó volviéndose en arriesgada. El Valencia perdió el tapón que evita siempre las fugas de agua, formado por Otamendi y Javi Fuego y eso se acabó notando. Además, quizás a partir de ahora cambie el concepto que se tiene de algunos jugadores, como Cancelo o Filipe Augusto, con un nivel mucho más bajo del que se necesita para jugar en la liga española. Decir que están verdes es quedarse muy cortos, con el lateral perdido en la banda y siendo desbordado constantemente y el centrocampista corriendo como pollo sin cabeza, sin encontrar nunca la pelota y sí las piernas de los rivales. Además, de Carles Gil siempre se han escuchado halagos, pero es otro de los fiascos de la temporada y apenas ha aprovechado uno solo de los bastantes minutos de los que ha disfrutado. Precisamente los tres jugadores fueron los que quedaron claramente señalados en el descanso, con el triple cambio casi suicida de Nuno para cambiar radicalmente las cosas. Si normalmente se le hace tarde al portugués con los cambios, el martes se la jugó con todos de golpe a falta de toda la segunda parte.

Cancelo Rayo

Nada hacía presagiar a Mestalla lo que iba a sufrir en el encuentro, cuando a los ocho minutos, Alcácer hacia el 1-0. Gran jugada de Rodrigo por la derecha, desbordando a su par hacia su zurda y golpeando al palo. El rechace lo aprovechó el de siempre, el que siempre tiene la caña preparada, al que se le caen los goles desde que aprendió a jugar a fútbol y quien a día de hoy es suplente en un equipo falto de gol. A partir de ese momento, siesta del Valencia que aprovechó el Rayo para hacer tres goles y dar la vuelta a la eliminatoria. Empató a través de un cabezazo desde el borde del área en el que la defensa valencianista se quedó parada y Rubén Vezo hizo algo que viene siendo habitual en él. Apunta maneras, pero le falta contundencia y saber estar. Es muy joven y seguramente, con el tiempo corregirá esos errores. Si recordamos que quien bota la falta es Embarba y quien remata Jozabed, queda claro que la entidad del rival no era excesiva.

Alcacer Rayo

 

Tras el empate, desconcierto en los locales y adrenalina en los visitantes, que tenían claro que venían a jugárselo todo a Mestalla, como ya se veía en el planteamiento de un técnico ya de por sí atrevido como Paco Jémez. El 1-2 llegaba tras un golazo de Pozuelo. Gran control de un balón llovido, para darse la vuelta al borde del área y golpear con la zurda. Con Yoel en la portería pasa algo similar a lo de Vezo, se le supone una calidad que aún no ha demostrado y sin cometer errores de bulto, queda la duda de si pudo hacer algo más en los goles. Seguro que, por ejemplo, en alguno de los siete encajados si le sumamos los de Riazor, pudo hacer algo más. Sin embargo, donde no pudo hacer nada, fue cuando a menos de diez minutos para llegar al descanso, Jonathan Pereira le encaró y colocó el 1-3 que clasificaba a su equipo. Una jugada similar a otra en la que se le había anulado un gol al delantero por fuera de juego. Parece que en ninguna de las dos había posición ilegal. Con el Valencia eliminado se llegaba al descanso y llegaban los primeros pitos de la temporada al equipo.

Valencia Rayo

Y en la segunda mitad, la locura. El Valencia necesitaba dos goles y para ello saltaron al campo Piatti, Negredo y De Paul. El equipo cerraba con tres atrás, sin pivote defensivo (André y Parejo en el centro), con tres mediaspuntas y dos delanteros. Todo estaba en el campo para apelar a la heroica. El gol en propia puerta de Morcillo nada más reanudarse el encuentro, recortaba distancia y daba alas a jugadores y afición, que se volcó como siempre con el equipo. Pero, una vez más, no todo era tan bonito como pintaba y Embarba, muy solo dentro del área, ponía el 2-4, en lo que parecía la sentencia definitiva a falta de media hora para el final. Entonces, una vez más la calidad de los atacantes apareció, primero en una gran jugada por la derecha de Rodrigo, que cedió para que De Paul rematara a placer. El argentino la mandó al palo y el rechace le cayó a Alcácer, que dejó claras dos cosas, que la suerte de estar ahí en estos casos, si se repite constantemente se convierte en virtud y que su suplencia es uno de los ridículos y de las injusticias más grandes que se recuerdan. Cinco minutos después, Rodrigo cuajaba una gran actuación que ya necesitaba, marcando el definitivo 4-4. Mustafi saltó a rematar un centro y chocó con Cristian Alvárez, en lo que los rayistas entendieron como falta. No lo parece, estando el portero fuera del área pequeña y el central saltando limpiamente a la pelota. El rechace lo aprovechó Rodrigo para clasificar a los suyos y poner una guinda que luego quitó, autoexpulsándose por dar una patada sin balón ni motivo alguno a un rival. Lástima que no le acaben de cuadrar nunca las cosas a este buen delantero que no encuentra su sitio en este equipo.

Rodrigo Rayo

 

Al fin y al cabo, equipo clasificado para octavos, donde espera el Espanyol, pero con la sensación de que deben cambiar muchas cosas y de que ya hace tiempo que no es oro todo lo que reluce. Siempre se puede ver la parte positiva de los resultados y de la buena reacción en este partido concreto, o la negativa de que el equipo nunca domina al rival y depende de que la pelota entre. No siempre se puede apelar a la épica. Ahora, el equipo deberá mostrar una buena cara y actitud el próximo sábado en Eibar, en un encuentro que se presagia duro de verdad.